996 GT2

Quizás con el paso del tiempo ciertos modelos adquieren un carácter que sin quererlo los convierten en verdaderos mitos.
Como ejemplo la primera generación del 996 GT2, una producción que casi la mitad fue a parar a los USA, en España pudimos ver hace unos años como el precio de este coche bajaba de manera considerable, aún recuerdo ver ciertas unidades a unos 50 o 60 mil euros, y de esas que pasaban tiempo en los escaparates virtuales de Autoscout o similares. No era un coche muy apetecible, la fama era sinceramente mala, una potencia entregada de manera brutal y unas declaraciones del Tito Walter diciendo que era un coche algo difícil, hicieron de este GT2 el –widowmaker- por excelencia.



 




Pero el paso del tiempo lo sitúa en otro nivel, heredero del bloque GT1 su tarado de suspensión o sus –no ayudas- lo hacen delicioso, las diferencias con la serie 996 Turbo son muchas, desde la presión del turbo a los apéndices aerodinámicos o la simple fuerza solo repartida a una tracción trasera escandalosa.
Un coche delicado en cierto modo entregando 462 CV en unas sensaciones que es difícil buscar hoy en día en otro Porsche ya sea por su construcción o por sus ayudas electrónicas, incluso en aquella época el motor estaba colgado algo más atrás que ahora, y eso todo influye en una conducción al límite, que para es este coche.




La evolución de la saga GT2 continúa, sigue siendo una de esas terminaciones que todos esperamos, pero este 996 mantiene su leyenda, el primer GT2 refrigerado por agua, el primer GT2 de los llamados nuevos tiempos.