9 Preguntas, Daniel Cuadrado

El otro día revisando algunas revistas del automóvil antiguas que tengo por casa encontré algunas de aquellas maravillosas publicaciones que nos hacían soñar, entre ellas Autopista que no hace mucho celebraba su 3.000 edición impresa.  Y entonces pensé en sus escritores, los que nos han educado a los que tenemos 40 años o más.

Quizás los jóvenes nos han machacado con una información audiovisual muy dura y sus estrellas de la televisión como pueda ser Chris Harris.  Sobreexpuestos de una manera u otra a ver lo que es tendencia. Nada malo en eso, pero ¿donde están nuestros periodistas? Pues donde siempre, trabajando en publicaciones que sobreviven en un mundo caníbal y digitalizado.

Yo tengo mis influencias, al igual que Harris para algunos, Daniel Cuadrado lo es para mi, es una de esos periodistas de raza, de los que tendríamos que alabar por el buen trabajo que realizan y además Porschista de corazón.
 .
 .
1. ¿Cuánto llevas en esto Daniel?
Empecé en el año 98 en Motor16 de la mano de Andrés Más. Allí estuve cinco años como responsable del Centro Técnico y escribiendo pruebas. Es una etapa que recuerdo con mucho cariño ya que aprendí de la mano de Más y Pedro Martín, dos grandes profesionales que me enseñaron mucho. En 2004 Arancha Pato me incorporó al equipo de pruebas de Autopista, algo que para mí fue un sueño cumplido, y hasta hoy, que compagino mis labores en la revista con las de autopista.es, Automóvil, mi querida Motor Clásico y el resto de revistas de la casa, siempre ligado a las pruebas de coches y rodeado de los mejores, de los que sigo aprendiendo cada día. Casi 20 años probando coches… y te aseguro que no me aburro.
 .
 .
2. Yo el otro día te comentaba que el lector español de motor ya no es aquel de antes…
Y tienes toda la razón. Siempre se añora lo que ya no está, pero te aseguro que si ahora publicásemos una prueba como las que hacían Arturo de Andrés o Azpilicueta, sólo la disfrutaría un reducido grupo de aficionados al automóvil de verdad. Los coches ahora son diferentes, las necesidades de información del público también lo son y los medios de comunicación han cambiado. Ahora todo es más rápido, más audiovisual y poca gente se entretiene en leer un texto largo lleno de tecnicismos o historia; sí, somos muchos a los que nos gustaría leer algo así, pero no los suficientes como para mantener vivo a un medio de comunicación, al menos en nuestro país. Lamentablemente es así, y no lo digo por que me lo imagino, sino porque lo hemos comprobado.

3. El mundo digital ¿complejo?
Complejo y fascinante a la vez. Es un mundo con muchas posibilidades. Llegas a gente que antes no llegabas de una forma más directa, incluso desde tu propio móvil y al momento, pero también tienes que pelear contra la copia, el cáncer del periodismo. Existe la impresión generalizada que la información en la web tiene que ser algo gratuito y, si quieres dar calidad, no puede serlo. Probar un coche no es algo barato, a pesar de que la marca te lo deje. Hay muchos gastos asociados. En nuestro caso tenemos un buen fotógrafo, un buen Centro Técnico que hace las mediciones que nadie hace, un redactor/probador con mucha experiencia, un equipo que le da forma a esa información y todo lo necesario para que esta llegue al lector. Pues bien, todo esto pierde su valor en el momento en el que en un foro, blog o alguien, toman los datos que tú has medido, hace los comentarios que tú haces, aunque mencione la fuente, y pone las fotos sin respetar a toda la gente que vive de esa información. Esto está provocando una merma de la calidad, ensalzada todavía más cuando descubres que noticias del tipo “vídeo de niño chino muere atropellado…” generan más visitas que una prueba a fondo de un determinado modelo antes que nadie. Yo mismo he probado algún coche en exclusiva y a poco de publicarlo me he encontrado mi información en distintos blogs y foros, he entrado con mi nombre para hablar de ello y me he encontrado con gente que incluso discutía la veracidad de mis palabras y preferían creer a la “copia retocada” que a la fuente de la información, que era yo.
.
.
4. Pero háblanos de tu garaje…
El hecho de tener coches de pruebas cada semana me permite tener un garaje un tanto especial. Actualmente tengo tres coches, los tres manuales, de gasolina, de propulsión, sin controles y con motores de seis cilindros atmosféricos. Mi joya es un 996 GT3 MKII, que cuido y mimo como si fuera mi hijo. Lamentablemente no puedo usarlo tanto como me gustaría y pasa largas temporadas “parado”. Muchas veces me planteo venderlo, porque me da pena no usarlo como me gustaría, pero luego bajo al garaje, le quito su funda hecha a medida y se me pasa la tontería. Si ya lo arranco y me doy una vuelta, vuelvo a casa y se me quita cualquier duda por mucho tiempo. También tengo un BMW M3 E36 de 321 caballos. Llevo casi dos años transformándolo en coche de carreras y pronto lo podrás ver en pista; falta muy poquito. Voy haciéndole cosas según tengo algo ahorrado, de ahí que últimamente no pueda hacer caso al GT3 como me gustaría. Por último tengo otro BMW, un 525 E34, impecable, que corre muy poco pero es confortablemente agradable. Lo iban a malvender en mi familia, porque ya nadie te da nada por él, y decidí, con el complejo de Diógenes que tenemos los que nos dedicamos a esto, reutilizarlo para esos días en los que no tengo coche de pruebas o que necesito tirar del remolque para mover el M3. Y para completar el garaje sueño con un Mercedes Clase V, que más tarde que pronto llegara, que mis hobbies marítimos me requieren mucho espacio. Pero antes me tengo que recuperar del M3, si es que lo consigo (la evolución deportiva no tiene fin). Del coche de mi mujer no te hablo, que llevo toda la vida aconsejando a todo el mundo y en casa se ha comprado el que ella ha decidido. Al menos no es un SUV 4×2.
 .
 .
5. ¿Manual, aspirado?
Me gustan los dos. No entiendo al que es fiel a una tecnología. Me apasiona poder cambiar de marcha cerca de las 9.000 rpm y disfruto del par de un buen turbo, especialmente si es biturbo, de geometría variable y lo acompaña un 6 bóxer colgado por detrás. Sí te reconozco que si me das a elegir para mi disfrute, antes me quedo con el atmosférico. 

6. ¿Y Porsche ahora?
Pues está haciendo lo que no le queda más remedio que hacer. Nadie puede negar que cada vez sean mejores coches, más rápidos y, a la vez, más limpios con el planeta. Hay que aprovechar que todavía podemos disfrutar de los seis cilindros bóxer, sean turbo o atmosféricos. El problema pasional viene cuando quitan cilindros, pero es eso, pasión. Con datos en la mano no hay nada que hacer. El futuro del automóvil no será como lo conocemos ahora. Esto va a cambiar mucho y Porsche, como el resto de marcas, o evoluciona o muere. Al menos la evolución, que terminará sin motor térmico y tu y yo lo veremos, sigue siendo deportiva y prestacional. ¿Recuerdas aquella Porsche sin SUV y sólo con 911, 924, 928 y 944? Estaba a punto de desaparecer. Rectificaron el tiro, hicieron coches para vender pero siempre con personalidad, aunque algunos Diésel, y mírales ahora. Yo sólo les pido que no abandonen ese carácter Porsche y, de momento, creo que evolucionan con él dentro de lo que el mundo en general demanda. Esto es un negocio, al menos no se olvidan de los gustos de su cliente. Mira el último GT3… manual y atmosférico, eso es seguir creyendo en su producto.

7. Si ahora mismo fueras a un Centro Porsche ¿qué escogerías?
Sin dudarlo ni un momento, un GT3 manual… y si me das otra oportunidad, además, un Panamera Turbo S para el resto de la semana.
 .
.
8. Y la competición… ¿ Sigue siendo como antes? Parece que le damos más importancia al Le Mans de Steve que al del 919… 
Un piloto se sigue jugando la vida dentro del coche. Ahora las carreras son algo más seguras y eso les ha restado emoción, pero la vida del piloto sigue en juego. Yo disfruto mucho cualquier tipo de carrera, porque he estado ahí dentro y sé lo que se sufre y lo que cuesta, pero reconozco que algunas especialidades se han vuelto aburridas. Que no haya adelantamientos en pista no es interesante. Le Mans es precioso, pero casi me gusta más la lucha que hay detrás de los LMP1. Si hubiese más marcas implicadas sería mucho mejor. Ahí aplaudo a Porsche y Toyota. Ahora bien, ves pasar un 919 y un 917… y aunque éste último vaya más “lento” se te pone la piel de gallina. Su sonido lo dice todo, pero la historia también. Quizá dentro de unos años valoremos más un 919 que ahora y hablaremos de las carreras de Alonso como aquella época dorada.
 .
 

9. ¿EL futuro del automóvil?
Mientras haya control humano sobre la máquina, da igual la tecnología empleada. El problema vendrá de la mano de la conducción autónoma, que será la que mate al automóvil. Un buen eléctrico se podrá disfrutar si hay lugar para ello, un buen coche autónomo será como un buen electrodoméstico del hogar, una herramienta con más o menos lujo pero sin nada de pasión. He probado algún prototipo y dentro he pasado más miedo que cuando hago de monitor en algún curso de conducción y voy a la derecha. De todas formas, cuanto más coche moderno conduzco, más quiero a los tres de mi garaje; quizá me he hecho mayor.

Mil gracias por tu participación en 9 Republic 
Puedes seguir a Daniel Cuadrado en Twitter: @DanielCuadradoT
Instagram: @DanielCuadradoT  Facebook: Dani Cuadrado Autopista
Entrevista: Alvaro Couso
Fotos: José Bueno (photojosebueno.com)